0

kanye westMientras se descubre que la CIA investigó a Eminem por “amenazar” al presidente, un predicador rechaza un millonario donativo de Kanye West por trumpista.

A la vez que se ha sabido que la CIA investigó al rapero Eminen por supuestas letras “amenazantes” hacia el presidente Donald Trump y su hija Ivanka, el predicador afroamericano Jamal Bryant ha rechazado un donativo del también rapero Kanye West por el apoyo de este al presidente estadounidense. Y eso pese a que el marido de Kim Kardashian se muestra como un cristiano devoto y renacido en su novísimo disco, Jesus is King. Dos hechos que vuelven a mostrar no sólo que Eminem y West son el día y la noche, sino que, también en el rap, los estereotipos étnicos son… estereotipos.

Marshall Bruce Mathers, el nombre real de Eminem, no ha cesado en los últimos tres años de criticar las políticas racistas y clasistas del presidente republicano. Le atacó sin piedad en Campaign speech (discurso de campaña), antes de que llegara la Casa Blanca, y una vez nombrado presidente, le rapeó: “Reconozcamos el trabajo de Obama / Porque ahora tenemos en la oficina a un kamikaze / Que probablemente provocará un holocausto nuclear”. El arsenal de Eminem contra Trump llegó a su cénit con Revival y el tema Framed, en que le llama Donald Duck, por el Pato Donald. También se refiere a Ivanka, la mayor de las hijas del presidente, como “estúpida niña pequeña rubia” y habla de meterla en el maletero del coche.

Ahora se ha sabido que la CIA investigó a Eminem por este disco después de que “un ciudadano preocupado” informara de los comentarios “inapropiados”. El ciudadano en cuestión resultó ser un periodista del portal TMZ, que buscaba comentarios del servicio secreto sobre la canción. “Quiero saber si su agencia está investigando a Eminem por sus letras amenazantes sobre la primera hija Ivanka Trump”, escribió en un correo electrónico a la agencia. Y la CIA decidió interrogar al rapero en enero del 2018.

Parte de la letra que la CIA decidió investigar decía: “Donald Duck está encendido, hay un camión Tonka en el patio / Pero perro, cómo demonios … ¿qué hace Ivanka Trump en el maletero de mi coche? … Me siento algo responsable por la pequeña rubia tonta / Chica, ese revoltoso bastón que fue arrojado al estanque / Segundo asesinato sin recordarlo”.

Eminem no fue arrestado ni enjuiciado. Y en su último disco, que lanzó en agosto, le dedica a este interrogatorio la canción The ringer : “El Agente Naranja acaba de enviar el servicio secreto / Para verme en persona y ver si realmente quiero lastimarlo/ O preguntar si tengo vínculos con terroristas / Les dije: ‘Sólo cuando se trata de tinta y letristas’”.

Frente al rapero de Detroit, un intérprete blanco en un género dominado abrumadoramente por afroamericanos, Kanye West, por su parte, dice, literalmente, que “ama” a Trump y que comparten “la energía del dragón”. En su visita a la Casa Blanca, en un largo soliloquio que hasta logró enmudecer a Trump, llegó a decir: “Estoy casado con una familia en la que no hay demasiada energía masculina (…) Hay algo acerca de esta gorra [la gorra roja del Make America great again] que me hace sentir como Superman”. Días después decía que abandonaba la política porque se sentía “usado”.

Sin embargo, el pasado enero, escribía en Twitter: “La gente no puede decirme qué hacer porque soy negro”. Después dejó de publicar, hasta que hace unos días ha despertado para promocionar Jesus is King.

Sin duda, West está bien asesorado en temas de redes sociales, no en vano está casado con la mayor influencer del mundo, Kim Kardashian, pero comparte con Trump un ego descomunal y cada una de sus publicaciones provoca un tsunami mediático.

You may also like

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *