1

obsesionEn la obsesión, la otra persona la percibimos como alguien que siempre nos falta y nos hacemos tan dependiente de esa persona que sin la aprobación de esa persona no podemos dar pasos. Lo erróneo de todo esto radica en que la obsesión cruza de la realidad a la ficción y se convierte en un sentimiento que se siembra, crece como las plantas y de sus raíces nacen los impulsos, las manipulaciones, celos e historias imaginarias.

Dicen que en el amor todo se vale, incluso las emociones más oscuras y perturbadoras. Esta es una historia basada en hechos reales y cada línea escrita es el reflejo de una historia que aún continúa en desarrollo por parte de la protagonista de la historia mientras que el antagonista continua día tras día viviendo vida buscando sacarle el mayor de las oportunidades al cuento brindado por esta caperucita llamada Eiza…Eiza no podía creer que después de tantos años siguiendo a Manuel en las redes sociales por fin le envió un mensaje. Se siguen mutuamente por muchos años pero nunca intercambiaron tweets hasta que en una madrugada Manuel la sorprendió con DM haciéndole una pregunta jocosa y de ahí nació lo que se suponía que fuera una amistad sana.

SE OBSESIONO CON UN DESCONOCIDO
No se sabe en qué momento de las conversaciones hubo ese punto de partida de una amistad hacia una comunicación que cada vez más tenía rasgos de palabras tóxicas y comportamientos dentro de lo irreal, al menos para Eiza. Manuel es un atractivo para todas las mujeres que lo han conocido, así sea a la distancia o en la cercanía; es un rompe corazones. Es el sueño de la mayoría de las mujeres que lo han conocido por ser buen orador, trabajador, emprendedor y una seguridad que quien no conoce su historia diría que es arrogante y pedante. Manuel se convirtió en una obsesión para Eiza. Le veía en todas partes, le imaginaba en todas partes. Muchas noches consecutivas fantaseaba con él a través de mensajes de textos, dentro de su cabeza se pintó un mundo de príncipe y princesa, se imaginaba hasta una relación amorosa con él a tal punto que eso le decía a la gente sin ser cierto. Eiza no dejaba de pensar en él y por supuesto Manuel obtuvo una postura ante esta situación, el dueño de esa obsesión no es un santo. El chico rompe corazones apostó a lo pasional para desviar toda atención en base al amor de Eiza y lo único que logró fue obsesionarse más. No todo fue tóxico, Manuel también le sirvió como consejero en sus momentos más impulsivos y desesperados, incluso en ocasiones que llegó a hablar de la muerte. Eiza es una mujer llena de inseguridades, con falta de cariño propio y en busqueda de aprobacion de todos los demás lo único que ha logrado es marchitar toda oportunidad de que en su vida florezca paz y felicidad.

En lo pasional, Manuel supo manejarla y ponerla a comer de su boca, por decirlo así. Esas conversaciones a la distancia se llenaron de notas de voz con gemidos, videos sensuales, elevando los sentidos más altos de la sesualidad con toque de morbosidad y esa picardía que toda mujer ama de Manuel. Eiza comenzó a viajar en un oasis de fantasías en donde no tenía dominio de sus sentidos y en ese viaje confunde amor con obsesión, obsesión con amor y un momento con una eternidad. Toda fantasía se desvanece cuando hace contacto con la realidad y esa realidad fue otra mujer, la pareja oficial de Manuel. El chico coqueto y del que todas hablaban, se enamoró en el mejor momento de su vida personal y en el mejor momento de la fantasía de Eiza. Manuel bebió un dulce veneno, le gusto quemarse en el infierno de otra mujer y una más cerca, obvio, el se desconecto totalmente de aquella que había inventado un mundo de fantasías con el. Eiza comenzó a descontinuarse de su camino, ella supuestamente entró en otra relación pero esa relación era más tóxica que su oasis de fantasía con Manuel. Este último lo supo y aunque Eiza esperaba que la celara, que la confrontara, no paso. Él tomó una posición más madura y le ofreció su amistad incondicional, la aconsejo en los momentos difíciles de su relación y hasta la ayudó a salir de un momento depresivo mientras Manuel continuaba felizmente estable en una relación que sacó lo mejor de el.

AMISTAD INCONDICIONAL QUE SE TRANSFORMÓ EN NUEVO PATENTE OBSESIVO

Eiza en algún momento pensó que Manuel había salido de su mundo paralelo y volvió a sus viejas andadas, de ser libre y prestarse para toda aquella dama que despertara su interés o que fuera un reto para él, aunque Eiza nunca fue un reto y eso fue lo que hizo desde un principio que Manuel perdiera el interés por conocer más de Eiza, la chica de una red social que viajo a una galaxia de emociones y placeres. Ella comenzó a sacar su lado más tóxico y mostró su personalidad oculta, una mujer totalmente diferente. Lo tenía al acecho con cada mensaje, cada post en las redes sociales y hasta con quien intercambiaba mensajes, todo para ella era cuestionable.

Manuel comenzó a tomar precauciones y en su línea de trabajo comenzó a enfocar más. Eiza, la nueva princesa de la maldad, no sabía que estaba a punto de conocer a un Manuel totalmente diferente y eso pasa cuando acorralas a un manso cachorro hasta el momento que decide despertar la bestia que lleva por dentro. Ella creó una dependencia casi enfermiza, confiando en que eso la llevaría a la conquista de un hombre que por carácter es selectivo a la hora de estar con alguien. Manuel llegó a viajar en varias ocasiones para el país en donde Eiza reside y sus viajes fueron por motivos de trabajo, algo que ella no entendía. Nunca se vieron, él nunca cedió a hacer a un lado su trabajo para verla y en una de esas ocasiones nunca le aviso que estuvo en el país hasta que él lo anunció a través de las redes sociales. Esto fue como un vaso de agua con salt para ella, ese amor que ella creía haber capturado de él nunca existió y solo fue una de las tantas en la lista de conquistas de Manuel, aunque ella no reconoce que fue así.

Ella en algún momento comenzó a acudir a las amenazas, crear cuentas falsas de whatsapp para acorralarlo y llevarlo al borde la locura. Mensajes de textos como “Me las pagarás todas algún día”, de cuentas falsas de whatsapp y de alguna forma, usando sus recursos Manuel se dio cuenta de que se trataba de ella.

En el último viaje de Manuel hacia el país abrió una caja de pandora y fue el choque de olas entre la razón, el corazón y una obsesión que pudo haber terminado en tragedia. Manuel se comprometió con quien fue su pareja durante varios años y ese compromiso rompió el cristal que separaba una obsesión con un poco de cordura con el brote de locura que se podría desatar desde la realización de que jamás se daría lo que ella siempre quiso con el. Las consecuencias comenzaron a verse y en este mundo toda acción trae una reacción para bien o para mal.

“Pocas cosas deben dejarse a la suerte”

Manuel es una persona con un carácter complicado e impredecible, se rige mucho por el silencio y cuando habla es donde se paran todas las aguas. Dejo a la suerte cualquier tipo de repercusión que tomara Eiza y eso se hizo sentir, Caperucita le contó a todos su versión de los hechos y el lobo fue el villano ante los ojos de la vecindad. Dentro de su mente ella ha sido engañada, el le mintio, la utilizo y le vendió un mundo de promesas incumplidas. Eiza al notar que la vida de su amor imposible no ha cambiado y que ha ido en constantes crecimientos, ha desatado una guerra interna con ella misma y con el mundo, cada vez más perdiendo terreno debido a su delirios de víctima y como su obsesión por Manuel la convirtió en su peor enemiga. Manuel se ha estado preguntando…

¿Como se puede engañar a alguien que nunca viste en persona y que siempre tuvo una postura clara?

La respuesta aun sigue sin llegar pero es claro el mensaje detrás de todo esto, que hay mentiras que cuando no llegan al toque de la verdad, simplemente se convierten en un mito y ese mito hace la obsesión de Eiza algo cada vez más peligroso. Manuel nunca la vio en persona y nunca le prometió a ella amor eterno como ella le asegura a sus amigas de la vecindad, de lo contrario no tendría ningún sentido que Manuel de la noche a la mañana se comprometa con su pareja. La personalidad de Eiza se ha desnudado y se ha decidido a ser una persona a la cual todos le temen o a la cual muchas personas le ríen las gracias pero por la espalda la crucifican. Vive sumergida en el alcohol, teniendo algún tipo de conexión intima con aquellos que se suponen que solo eran amigos por aquello de que el eslogan mayor es “Aquí no se hace eso….Puede existir una amistad entre el hombre y la mujer.” Eiza acude al chantaje psicológico para llamar la atención de quienes la rodean, sin saber que reconocerse es también curarse un poco y el primer paso para limpiarte de tus errores. La conclusión de esta historia está por llegar…Eiza aún se sigue expresando sobre la situación con Manuel y cada vez más agrega mas fantasías al cuento.

Continuará…

You may also like

1 Comment

  1. Excelente ✍️

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *